100 días con la ciudad

Equipo Alcaldia del Distrito Nacional
100 días en imágenes
27 noviembre, 2016

100 días con la ciudad

David Collado
¿Qué se siente ser alcalde?
Estar al frente de la Alcaldía del Distrito Nacional es un gran reto que conlleva grandes sacrificios. Sin embargo, siento que vale la pena cada esfuerzo y las muchas horas de trabajo cuando veo lo que puedo lograr por mi ciudad con el apoyo de mi gente.


Mientras escribo esto puedo recordar aquel emotivo 16 de agosto, cuando llegué a mi primer día como alcalde de la ciudad. La emoción que sentí, la ilusión de ser parte de un nuevo capítulo de la historia de Santo Domingo y la gran responsabilidad ante la confianza depositada en mí por los capitaleños. Desde ese momento el ritmo de mi vida cambió y su sentido también. De soñar con un mejor Santo Domingo, mis días se convirtieron en oportunidades para hacer ese sueño realidad.

Como todo gran sueño, este también conlleva sacrificios, muchas horas lejos de mi familia, jornadas de trabajo interminables, incontables reuniones, tocar puertas; saltar continuamente obstáculos y no rendirme. Asumir una alcaldía con un gran déficit de presupuesto en una ciudad en la cual muchas cosas requieren soluciones inmediatas no es fácil. ¿Qué haces primero? ¿Cómo lo haces sin los fondos? ¿Cuáles son los actores que te pueden ayudar a lograrlo? ¿Cuáles son los cambios que se pueden hacer de inmediato? ¿Cuáles toman más tiempo? ¿Qué puede cambiar hoy mismo? Estos 100 días fueron de intensa actividad. Jornadas en las calles, visitando los barrios, hablando con las juntas de vecinos, con los deportistas, con los empresarios, con las mujeres emprendedoras; negociaciones con las companías que ya estaban ofreciendo servicios a la Alcaldía y largas sesiones de trabajo con mi equipo. Lo mejor de esos encuentros es recibir de viva voz cuales son las necesidades, porque ustedes conocen mejor que yo lo que hace falta en la ciudad. Mientras que en los días más difíciles, en los que todo parecía complicado; sus mensajes, sus palabras de apoyo me hicieron recordar que no estaba solo pues además de contar un gran equipo, que ha hecho posible cada uno de los logros que hemos alcanzado en esto 100 días, está la gente buena de esta ciudad que ha depositado su confianza en mi. ¡Gracias, mi gente!

Ayer salí, como es usual, a dar una vuelta por la ciudad. Me detuve en el cementerio de la Máximo Gómez y sentí una gran satisfacción. Recordé aquel día de septiembre cuando iniciamos el operativo para remozarlo. Sabía que junto a mi equipo iba a lograr recuperar ese y otros camposantos. Cuando lo vi con sus calles iluminadas sentí que todo era posible con voluntad y esfuerzo. Yo sé que el camino apenas empieza y que cuando culminen estos cuatro años de trabajo, me sentiré más que satisfecho si logro que ustedes se empoderen y sean, junto a la Alcaldía del Distrito Nacional, los protectores y defensores de la ciudad; los que luchen por mantenerla limpia, bonita y amigable.

Ahora, como cada noche, antes de irme a dormir, me pregunto: “¿Que hice hoy para cambiar la ciudad?”.

¡Buenas noches, mi gente!